logo

Buscar

Flora

on 29 Octubre 2012
Creado: 29 Octubre 2012

Conocer cuales especies de plantas están amenazadas en Colombia es bastante difícil debido a su gran diversidad (alrededor de 55 mil especies). Se suma a esto el escaso conocimiento sobre su ecología básica y su reproducción.

Casi todos los grupos de plantas están representados en esta región; se encuentran desde las algas más primitivas (Clorófitas), musgos (Briófitas), colas de caballos (Equisetófitas), licopodios (Licopodiófitas), helechos (Pteridófitas), las gimnospermas cícadas (Cicadófitas) y "pinos" colombianos (Coniferófitas), hasta plantas con flores (Magnoliófitas). Este último grupo es el que presenta mayor número de especies, tal y como ocurre en el resto de la tierra, seguido en número por los helechos. Existen también el grupo de los hongos, que en sentido amplio se tratan como plantas, aunque actualmente son considerados un grupo aparte. Finalmente, están los líquenes, que son asociaciones muy especializadas de ciertos hongos y algas.


Las gimnospermas están representadas por muy pocas especies en nuestra región, entre las cuales podemos mencionar al "pino colombiano" (Podocarpus oleifolius) distribuído en la zona andina y que produce una excelente madera. A pesar de su nombre común, no es una especie endémica a Colombia y se encuentra en la zona andina desde Venezuela hasta Perú. Hacia la costa pacífica encontramos las "chiguas" (Zamia chigua) que semejan pequeñas palmas y tienen gran potencial ornamental. Estas producen un cono (estróbilo) con numerosas semillas de color rojo brillante, ricas en almidón, que son consumidas por los indígenas. Están también los bejucos del género Gnetum, difícil de distinguir de las plantas con flores por tener hojas grandes, redondeadas, y con nervaduras no paralelas como suelen ser las de las gimnospermas.


La región es particularmente rica en especies del género Cavendishia, que incluye los conocidos "queremes". Dentro de este grupo se encuentran 14 especies de distribución muy restringida, de las aproximadamente 60 que se encuentran en nuestro país . Otros elementos bien representados en nuestra flora son las palmas. Este grupo es muy importante por la utilidad de sus troncos y hojas en la construcción, sus frutos y aceites comestibles y su innegable valor estético. Encontramos hacia la costa Pacífica especies como el "naidí" (Euterpe cuatrecasana), la "milpesos" (Jessenia bataua), la "tagua" o "marfil vegetal" (Phytelephas spp.), la "barrigona" (Iriartea deltoidea), además del "chontaduro" (Bactris gasipaes) cultivado. En el Valle geográfico son típicas la palma "corozo de puerco" (Attalea butyracea), la palma "zancona" (Syagrus sancona) y la "palmicha" (Sabal mauritiiformis) ampliamente usada para techar. Hacia las partes mas frías de la cordillera, encontramos palmas de los géneros Prestoea y Chamaedorea y el árbol nacional de Colombia, la "palma de cera" (Ceroxylon quindiuense) que es la más alta del mundo, alcanzando hasta 60 m de altura.


A nivel de las especies endémicas de la región hay algunas que merecen particular atención, tales como la palma de almendrón (Attalea victoriana), con una distribución restringida al piedemonte del norte del Valle y sur del Risaralda; el lirio del Cauca (Eucharis caucana) que se encuentra sólo en dos reductos de bosque del Valle Geográfico; y un "cedrillo" (Brunellia farallonensis) del Parque Nacional Natural los Farallones de Cali. Es importante anotar la presencia en esta región del roble negro o morado (Trigonobalanus excelsa), representante, junto con el roble, de las Fagáceas en nuestro país; el roble negro o morado se encuentra en las partes altas de las cuencas de los ríos Jamundí, Pance y Meléndez, constituyendo así este sitio como una de las tres localidades donde se encuentra éste árbol en Colombia. Es de anotar que las especies anteriores son sólo algunos de los ejemplos de plantas endémicas a la región, pero existen muchas más.


Tenemos en los bosques de la región numerosas especies, algunas con alto valor económico, y otras con gran potencial para el mercado. Dentro de éstas se encuentran numerosas plantas medicinales como el "ataja sangre" (Columnea acuminata), que se utiliza popularmente para detener las hemorragias y como antídoto para las mordeduras de serpientes. Hay también especies comestibles como las nueces producidas por el "yolombo colorado" (Panopsis rubra) y los corozos de diversas especies de palmas que producen excelentes aceites; especies tintóreas, entre ellas varios "tachuelos" (Berberis spp.) que producen tintes amarillos y las Monnina (Polygalaceae) que producen tintes azules; especies maderables como los "cedros" (Cedrela odorata), el "comino" (Aniba perutilis), el "cedro negro" o "nogal" (Juglans neotropica) y el "chanul" (Humiriastrum procera); especies ornamentales dentro de las que se cuentan numerosas Orquidáceas como Dracula chestertonii, Epidendrum ruizianum, las Odontoglossum spp., entre muchas otras, y los "platanillos" parientes del banano y el plátano, como Heliconia burleana.

Chat